Palabras del Rabino Abraham Benhamú

 

Comentario Perashat Tetzavé

 

Este Shabat con la ayuda de D-os leeremos la Parashá de Tetzavé, cuyos contenidos primordiales son la preparación para el aceite de la Menorá y la vestimenta del Cohén Gadol, o Sumo sacerdote.

En esta Parashá ocurre algo inusual, no se menciona el nombre de Moshé Rabénu. Aun a pesar de la importancia que tiene la preparación del aceite y que es una responsabilidad que recae sobre todo el pueblo de Israel, no se encuentra el dicho natural de la Torá donde se dice “Y dijo, o y habló o  y encargó Hashem a Moshé” . Entendamos porqué.

Recordemos el episodio del becerro de oro, cuando D-os quiso castigar al pueblo de Israel, hallamos que en la insistencia de  Moshé  rogando por el bien estar del pueblo y que no lo castigara, dijo, “bórrame antes del Libro que estás escribiendo ”, vale decir, de la Torá, por esta razón no aparece su nombre en esta Parashá.

Al respecto nos enseña la Torá que la persona no debe maldecirse a sí mismo, ni a nadie. Debemos tener mucha precaución como nos expresamos y que pronunciamos, .pues cada cosa tiene un significado y no sabemos en las condiciones que estamos espiritualmente y si las puertas del cielo están abiertas o no.

A continuación Moshé recibe el precepto de cómo se debe preparar el aceite para prender la Menorá, candelabro, que había dentro del tabernáculo.

De manera que a través de la luz que siempre permanecía prendida, noche y día sin cesar, se pudiera ver y apreciar la Santidad exclusiva de D-os, Su Presencia y unión con Su pueblo, como consta en el tratado talmúdico de Shabat que dice: “Es un testamento para todos en general que la Shejiná, Divinidad, posa sobre Israel”   consecuentemente D-os le dijo a Moshé “Y tomaran para ti aceite puro de oliva especialmente para prender la Menorá”

El aceite debería ser puro, vale decir la primera gota de cada aceituna, el resto se machucaba y prensaba para las ofrendas que así lo requerían. Este aceite debía ser la primera gota que se sacaba de la aceituna, ¿Por qué?  Porque Israel se compara al olivo, igual que el aceite sale de la aceituna después de ser machucada y exprimida, así Israel descubre su capacidad una vez que se haya en aprietos y peligros. Ejemplos de ellos se encuentran a lo largo de la historia del Pueblo de Israel, en  años recientes y hasta en nuestros días.

El aceite de olivo tiene muchas propiedades maravillosas.

Israel se compara al aceite; igual que el aceite no se puede mezclar con ningún otro líquido, así Israel no se debe mezclar con otras culturas que le lleven a la asimilación, así como el aceite no se mezcla con otros líquidos y el aceite queda a flote también Israel queda por encima de todos sus enemigos. Y lo más maravilloso y la envidia de todos sus enemigos  es, que a pesar de ser difamados, maltratados, perseguidos y hasta aniquilados, siempre Israel prevalece sobre su enemigo. El enemigo desaparece e Israel florece.

Que El Supremo Hacedor siempre esté cerca de Su pueblo quien con tanto orgullo dijo delante del Monte de Sinaí “Haremos y oiremos”.

Él en Su infinita misericordia nos proteja de todos los enemigos y el pueblo del libro prevalezca por los siglos de los siglos, con vida y felicidad, Amén.

 

Más "Palabras del Rabino Benhamú":